1.-


Siguieron investigando para llegar a la vacuna anti Covid-19, pero después lograron inesperados progresos. Similar a la práctica con ordenadores, comenzaron a instalarse «antivirus» en las personas. Se vacunaba así contra el odio, racismo, xenofobia, fascismo, homofobia y un extenso catálogo de enfermedades del alma. Quedó demostrado que todas ellas estaban malogrando al amor y a la risa. Desapareció así la indiferencia hacia la injusticia, la desigualdad, el abuso. Se inmunizó contra el ansia, se volvió anodino el poder, que cedió ante la libertad. Hubo al fin un olvido selectivo, una memoria más práctica y positiva, una saludable limpieza. Nos actualizamos reconociendo lo necesario, aprendiendo lo esencial, escuchando a la Naturaleza pedirnos cambios. La pandemia perdió ante la Ciencia, el Planeta resistió ante la inconsciencia, la humanidad encontró una senda que seguir para avanzar. Siguieron investigando para sanar contra la codicia y la envidia, contra el orgullo dañino, … 

   Atención :

— EL EQUIPO DEBE SER REINICIADO AHORA —


2.-

Encontré un espacio en el que nada pesa. Puedes mirar hacia arriba y hacia los lados sin miedo. Puedes andar de puntillas sobre nubes que explotan cuando las dejas. Puedes nadar bajo un agua repleta de estrellas, hablar con los peces, bailar con sirenas. Encontré un espacio en el que no hay tristeza ni hay miseria, la luna brilla, la noche es dulce y la paz se queda. Hay caricias, susurros, abrazos, miradas que gustan, sabores que besan.


3.-

Antes de ser piedra necesitaba dormir para soñar y soñar para vivir. Me alimentaba distinto y a veces disfrutaba con cosas carentes de sentido, o con sentidos que escapaban de resultar sencillos. Era placentero reconocer una ayuda desde afuera y era emocionante devolverla. Antes de ser piedra acudí a construir alguna confianza, y seguro que estuve en muchas mentiras. También sufrí hasta los límites que creía infranqueables y llegué más lejos incluso, para disipar mis dudas. Pero era antes de ser una piedra nueva, último modelo. Ahora ya nada es lo mismo.


4.-

Equivocarme mucho, elegir mal y perder. Decir y luego pensar que no era eso. Sentir culpa y ser culpa mía no poder evitarlo. Pedir perdón y perdonarme sin ser correspondido. Esperar desesperadamente, llegar tardísimo y repetir excusas una y otra vez. Agotar las últimas gotas del vaso medio vacío y creerlo lleno de muchas más gotas. Estirar demasiado y no saber aflojar a tiempo, ni a contratiempo y marea. Fingir que no importa, fingir fatal incluso, que es lo de menos. Y después de todo quedar en paz con excepciones, altibajos, sobresaltos. Que la vida es eso.


5.-

Condicionado por las condiciones en que convive, el rumbo quedó sujeto a cambios y con ellos varió su condición hasta volverse imprevisible. Sí le condicionaron las circunstancias y también hubo de acondicionar sus modos para mantener intacto el apoyo de incondicionales que pese a ello exigen que algunas condiciones permanezcan. A cambio de todo cabría preguntar si algo sería bastante, y así volver a un punto de partida que contra todo pronóstico, resistió. Con dificultades, con sus más y sus menos, convencido a su vez y tal vez con miedo a veces a no ser ya su propia idea. Pero lo hizo al fin, lo mejor que pudo.


6.-

A propósito del cambio uno siempre acaba por mover. Sucede que no siempre con acierto, que las cosas se complican en exceso y desde entonces nadie sabría muy bien si esto o si aquello, si es lo debido, lo que Dios manda o lo que cabría esperar. Por descontado que se veía venir, y que hace tiempo que tendría que …… 

Aquí dejo mis viejos zapatos, desgastados !!


7.-

La montaña de ayer parecía ser la más difícil y sin embargo hoy la recuerdo como una más. Desde luego nada que ver con el desnivel del presente. Casi cede uno a la tentación de dejar de emprender subidas y deslizarse por toboganes cultivando la sonrisa. Pero hay razones que no alcanzamos nunca a explicarnos del todo. Las hay, sí, están. Que la de hoy es la última me lo dije ya antes y lo repetiré seguro. Para recuperar se necesita el descanso, la memoria, el silencio. Llegará mañana la ocasión, el momento, y a subir de nuevo.


8.-

No he tenido tiempo para ser diferente, no he podido ser más racional y coherente. No supe ver lo que era mi vocación, no encontré el valor para lanzarme y además no pude evitar el error. Solamente fui capaz de seguir mis impulsos,  beberme la vida a toda velocidad.  Buscar, explorar, reír, llorar, sentir, caminar, bailar, dormir, soñar ..

No he tenido tiempo para ser mejor, para acertar en todo, predecir con certeza, no equivocarme, conducirme a triunfar, instalarme en el éxito, contener la pasión. Solamente supe tropezar de maravilla, intentar nuevos fracasos, ofrecer la otra mejilla y empezar a ser mayor.


9.-

Por querer regalar cariño, por sentirse vacío al no poder entregarlo, enfermó de soledad y hubo de suplicar ayuda. Tuvo que notar las lágrimas recorriendo la piel de su rostro, la garganta anudada, la nariz embotada. Enfrentó su imagen en el espejo para verse por fuera y estar en desacuerdo con una cosa más. Luego recuperar el impulso y decirse otra vez que hasta el último suspiro, que no, que ni hablar, que ni pensarlo. Recordar otra canción que le inspira y sujetarse de nuevo a la vida. 


10.- 

Solo absuelto de infortunios pudo ver otro horizonte. Nada en la mochila y poco en las pupilas para lanzarse a ser. Decidir como abrigo una sonrisa que recordar y como dulce unos ojos. Alejándose del vacío de palabras huecas, caminar despacio y pensar sin prisa. Aprender a sorprenderse con lo simple sin dejar de divertirse con lo que complicado parece. Y después soñar, sin medidas ni límites, sin heridas, cicatrices, rasguños. Con días de luz y noches de abrazos. Con rumbos perdidos, tesoros guardados.


URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS