El Imán .

El Imán .

N.M

12/01/2021

Las
personas son atraídas hacia uno mismo como si fuésemos un imán. Hay
veces en las que estas personas son para bien, otras para mal. Aquí
hago énfasis al primer caso, un verano a fines del año 2018, Recién separada de un noviazgo de 4 años. En
el cual no quiero ser cruel, pero llevábamos esos 4 años más de
costumbre que por amor…es que aveces uno no quiere salir de su zona de confort, entonces se
queda siendo infeliz
con
una misma persona, al menos desde mi experiencia, me sentí así. Con
19 años, empecé a  salir
de noche.  fuimos a un recital local de una banda de mi ciudad,
Longchamps. ya había  pasado
menos de un mes de mi separación, esa noche fuimos a Burzaco, un bar
de una
esquina, muy agradable, gente nueva saliendo por diversión, para salir de la
rutina o para
alguna
aventura nocturna de rock n roll, había ido con una amiga de ese
entonces, El
guitarrista de dicha banda era su primo, fue todo muy copado, esa
noche por adrenalina o
rebeldía, bebí demás, unas cervezas por acá; gente nueva por allá,
un hombre casado Contando
su infeliz  matrimonio, entre risas y
risas, luego, nos besamos. tengan
en cuenta que yo, salida de una relación, estaba ebria. Ni me
interesaba el tipo, No
paso más de eso y ahí donde entra el famoso imán, protagonista de
mi historia. El
se llamaba Mauri, al cual todos lo apodaban “el negro”. Tocaba la
armónica en la banda Era
muy bueno haciéndolo, es fanático del blues. se nos acerca a mi y
a mi amiga y nos da una cálida bienvenida a la  banda,
era de piel morena, con muy buen humor, gracioso, tomamos mas
cervezas juntos y  nos
sacamos una foto los cuatro, mi amiga, el tipo que me bese ebria,
Mauri y yo. No
tengo mas recuerdos de esa noche solo que muy borrosos, en fin.
La
noche fue espectacular, la banda sonó genial, yo hice locuras
de besarme un
hombre mayor que yo estando ebria, y era una de las primeras noches estando
soltera, y luego, con
Mauri.. paso el tiempo, nos vimos en otro recital, todo era buena onda,
por el momento
nada
extraño, pero si la pasaba muy bien a su lado. en diciembre fin de
año, me fui a pasar mi  primer
fin de año soltera en avellaneda, a lo de mi tía, vaya que fueron
puros meses de
cambios,
nunca pase año nuevo en lo de mi tía, estaba con mi prima, ella
mensajeando con su
novio
prácticamente toda la noche y mientras yo.. sentía una mezcla de
angustia e
incertidumbre
porque era todo nuevo a lo que yo solía estar acostumbrada, pues, mi
zona de
confort
era esa, durante 4 años seguidos. De un momento para el otro en
Facebook, me llega
un
Messenger, sí. De Mauri. Fue como algo copado, recibir de la nada un
mensaje de él, aún
estando
en plena fiesta de año nuevo, la realidad es que el estaba solitario, tanto como yo. No
recuerdo muy bien esa charla, pero me había tirado indirectas.
Hablamos hasta que ambos
nos
fuimos a dormir, pasaron semanas, pegamos buena onda, de la buena,
con atracción.
Un
día me propone ir a su casa a quedarme a dormir. (ya todos sabemos
con qué intenciones
era
eso)  dentro de mis nervios le dije que sí, y acá mi vida cambia por
completo.
Desde los 14
hasta
los 19 años con mi primer novio, él era el único hombre con el que
yo había estado en
mi
vida, esa vez que dije que si fue entusiasmada creyendo que tal vez
con Mauri podríamos
ser
un intento de novios, mala mía. (¿a quien se le ocurre eso tan pronto?)  El recién se separaba, teniendo 28
años, la tenia clara,
conmigo
no quería nada mas que una o dos noches de sexo, y yo caí
inocentemente,
imaginándome
todo un noviazgo porque no salía de esa estructura de lo ya
establecido en mi
normalidad,
el típico pensamiento de “si voy a tener relaciones con el es
porque él quiere
que
seamos novios”, que niña tonta, aun así, pensé; voy a enterrar
esa adolescente
inocente,
con la idea de estar con un muchacho siendo novios, quise matar esa
adolescente
de
la zona de confort, aun así imaginando las infinitas cantidades de
cosas que podían llegar a
sucederme
en estado emocional, volviendo a la anécdota, accedí a ir, me mando
mensaje:

– Mauri:
te espero en la fuente de Longchamps, a las 18 hs”

Okey,
que miedo, iba a ser mi segundo hombre con el cual iba a mostrarme y
entregar mi cuerpo, ¡qué vergüenza!
¿Qué
estoy haciendo? ¿si no somos nada, porque lo hago? Estos
pensamientos eran, Los
constantes en mi cabeza, pero otro pensamiento se adueñaba de mí,
“rompe
con los prejuicios, no Tenes mas novio, tu vida cambio! Bueno, este
ultimo me dio el
Ánimo,
dentro de mi dolor de panza por los nervios, fui.
El
salía de su trabajo, esperándome en la fuente de la estación, me
acerco a saludarlo y el. lo mas tranquilo posible, 

-¡hola negrita!,

me abraza. y yo por dentro ¿desde cuándo esa confianza? 

-¡Hola!,
le digo. Tomamos el tren a Guernica y de ahí un colectivo que nos
dejaba en su casa, tomamos mate, hablamos me empecé a soltar con mi
timidez agobiante, charlamos fluido, pero ninguno de los dos nos
acercábamos ni siquiera a darnos un beso, ¡nada! Que horror. Si doy
el primer paso, tal vez el me rechace, mejor me quedo quieta y
callada, en un momento nos fuimos a acostar, mirando una película,
yo ya resignada a quedarme a su lado, pero sin hacer nada, ¿cómo
amigos? No lo sé, ¡mejor! *Se
recuesta sobre mi hombro* ¿Qué se supone que tengo que hacer? ¿le
doy un beso?
Ya
fue, le doy el beso, nos soltamos los dos, y no vale contar el resto,
imaginarlo a su criterio. Estuvo
bueno, fue mi segundo hombre con el que yo me involucraba
sexualmente, con una vida totalmente diferente a la de mi ex, Mauri
era músico , mi admiración por el tocando su instrumento crecía, y
que encima este con el, era como todo de adrenalina, tuvimos un
segundo encuentro , ya mucho mas tranquilos, pero mi rebeldía se fue
y nace mi pensamiento emocional y mezcle cosas, imagine que él
quería estar conmigo en algo serio y no, imagine demasiado,  la segunda vez estuvo mucho
mejor que la primera, la disfrute más, pero soy tan cursi que ya me
imaginaba de novia con el caminando de la mano por todos lados, ¡ahg
que idiota! Paso
otro tiempo de la segunda vez que nos juntamos, el me dejo en claro
que no quería ponerse de novio por el momento, que era divina pero
que el quería estar solo, Okey,
quede muy tarada, era obvio, siempre mezclando mi ansiedad y emoción,

Al
tiempo sale un recital, quedamos con buena onda, como amigos. Viene
una chica con rulos, gritona, con personalidad llamativa a ver a la
banda, ahora el interés de Mauri se lo llevaba ella y yo con mi
personalidad estropeada, me hago a un costado, con tan solo la frase,
“no pasa nada”. si, si que pasaba, la odiaba a ella y a él, me
obsesione un poco tal vez, hasta me odiaba yo, ya está, seguí
asistiendo a los recitales con mi amiga pero a el me hacia mal verlo
, engatusado por la rulienta esa, la banda propone hacer una bandera
con nuestro aporte de cada uno que iba al recital de esa banda, se
acercaba una fecha en la costa de buenos aires, en la playa, rock
amigos, soltería! Y Mauri. Desgraciadamente esta mujer, fue también,
en toda la playa Mauri estaba como un títere a su lado, embobado.
Me
quería ir, no me sentí muy bien pero siempre hija del rigor y la L
mayúscula de LOOSERRR, marca neta de mi ADN en temas del amor, en
dos momentos me sentí bien con el, uno era levantarnos con mi amiga
e ir a tomar mates temprano frente al mar, mi amigo Pol , otro
guitarrista, llevo su guitarra para tocar temas a la mañana, viene
Mauri se sienta a mi lado , con Pol empiezan a hacer un estribillo de
la canción de los Rolling stones, “Sweet virginia.” Al
oírlo con su armónica, acompañado de la guitarra de Pol, y el
fondo era el paisaje, el sol mañanero, la brisa del mar, los mates,
el tan lindo con su melodía. una postal. Pensé
“estoy al horno, me enamore, aun mas que con mi primer ex”. nunca
sentí algo tan fuerte.

Ese
fue el primer momento que tuve con el en la playa, mientras el
segundo momento fue, una broma de él, tan característico, me decía
que me meta al agua con él y los demás, yo no me animaba, me daba
vergüenza hasta andar en bikini que me metía al mar con short y
remera. Se
acerca y me agarra la mano, diciéndome reiteradas veces: ¡ veni
conmigo , dale negra! Me toma la mano y el brazo, su sonrisa brillaba
con el sol alumbrándolo, me sentí en una película, ¡el me tomo la
mano delante de todos y delante de esa rulienta! Ahh
mi corazón latía a mil por hora, ¡si negro llévame hasta el fin
del mundo! Eso imaginaba yo, si, re cursi. En
fin, solo era eso.. no paso nada, el seguía entusiasmado con ella. Paso
el tiempo, ya me adapte y resigne, empezaron a andar, o noviar aunque
ninguno de los dos lo quería confirmar, yo me daba cuenta, me hice
amiga de él, pero seguía con un cariño inmenso mas allá de la
resignación.  Al tiempo , el amor me da otra oportunidad, conozco a
otra persona, Matías. a todo eso, Mauri y ella pasan a
segundo plano en mi vida, me centro en la atención de mi nuevo
noviazgo, Matías. Con el dure 3 meses, novios oficiales. En
esos 3 meses de mi relación nueva, Mauri deja de salir con la chica, algo paso no se que pero no les funciono su andanza, y
mientras yo , aun así estando de novia con Matías me desaparezco
del entorno de Mauri por un tiempo, pero al enterarme lo de el con
ella.. me alegre, sabía que en algún momento iban a cortar , pero
yo , seguía con Matías. 

Mauri
conoce a otra chica , que no era del entorno , esa me cayo mejor,
mientras que no sea con esa otra chica de la playa, todo bien. El estuvo un tiempo
mas en la banda , luego se pelea con el cantante y desaparece y se
muda a otra ciudad, hablamos un tiempo como amigos, otra vez.  En
un momento me invito a su casa de nuevo , lo cual , le dije que no,
porque yo estaba de novia.

-Mauri
me dijo : «viste negra? , tenias que ser mi amante.» No le di
importancia pero me hizo mucho ruido, al tiempo me separo de Matías ,
fines del 2019. Soltera de nuevo. Mauri
seguía de novio,  lejos.  con su nueva chica, parecía que iba bien con
su noviazgo, yo estaba alegre, dejamos de hablar por varios meses, en
marzo de 2020 conozco otro muchacho, Fabián. Nos estábamos
conociendo, pasaron cosas que nos hizo alejarnos porque apareció la
pandemia mundial, coronavirus, aislamiento social obligatorio, y
amenazas de la ex de Fabián por mis redes sociales , hacen que deje
de tener contacto con el.  En
junio del presente año, cambié mis redes sociales, perdí contacto
rotundo con Mauri. Vuelvo
a tener Instagram, y una noche de cuarentena con mi prima me surge
acordarme de el, Me
atrevo a mandarle mensaje, pensé que no me contestaria, pero al
contrario, me contesto.  vuelvo a tener su numero y volvimos a
hablar, el estaba en las ultimas con su pareja actual, el es
liberal, en todo sentido y su novia de ese entonces lo volvía loco
por todo, comentándome esas cosas de por medio , nuestra química
renace , el corta con su novia , ya no daba para mas su relación ,
centra su atención en mi de nuevo y yo en el , somos dos imanes
humanos, literal. Todas
las noches hablando hasta tarde, pasándonos música , bromeándonos
, etc. Prometiendo
de ambos lados y decir que esperaremos cuando pase toda la pandemia
para salir a divertirnos juntos, me propone escaparme con el. ¡No
juegues así conmigo! Por vos recorro cielo y tierra. ( pienso yo) otra
vez, me odio por caer en su trampa conquistadora y eficaz , las
primeras dos veces planeadas para vernos no surgen por distintos
motivos, la tercera es la vencida.
Caigo
otra vez en sus encantos, fiel a mi cursilería, creo de nuevo, no
se, me espero cualquier cosa de nuevo, lo bueno o lo malo, me
encantaría que el universo se ponga a mi favor y me permita probar
un noviazgo con el a futuro, ojala ; pero no se. Lo
prohibido e ilegal establecido por la ley y el gobierno, no nos dejan
salir a menos que sea con algún permiso excepcional.
21
de agosto del 2020 , Y yo rompiendo las reglas , todo por verlo a el. Corro
el riesgo, nos volvemos a ver en la fuente , donde todo comenzó,
estas más cambiado, después de casi un año sin vernos , en todo el
viaje previo a verlo mis dolores de panza volvieron , hay
sentimientos revueltos , llego nerviosa, no lo encuentro, la policía
municipal , pidiendo permisos , ¡y yo sin ninguno! esa adrenalina
quizás me atrevo a catalogarla por “amor” nunca la eh hecho por
nadie , solo por él. Lo
veo, mis nervios se van al escucharle su voz, el viaje de ida a su
casa fue sin problemas.Me
expuse a viajar en tren, ilegal, hasta corriendo el riesgo de
contagiarme el maldito coronavirus, pero en el tren a su casa, con el
a mi lado fue como volar, sintiendo el vértigo del miedo de la
ley, increíble lo que me genera. Digo a todo el mundo que no , pero
a el no se le puede negar nada, engatusada otra vez por el… Llegamos
a su casa, tomamos mates, charlamos de todo los que nos paso en ese
año que no nos vimos, ninguno de los dos dábamos el indicio de
darnos un beso, la piba de 19 sigue estando dentro de mí. El me
abraza, rompemos el hielo, fuimos a comprar, cenamos con su mama,
hermanos, sobrino y cuñado. Tomamos vino, fue todo risa. Un grato
momento, me sentí cómoda con el a mi lado. Cuando
entramos a su cuarto, creamos nuestro universo en el que solo
nosotros dos existimos, 

*me besa. 

Fueron los labios que mas extrañe
en mi vida, hicimos el amor, con una conexión hermosa que nunca la
sentí, no se si el sentirá lo mismo que yo , todavía me pregunto
eso , y no me atrevo a volar con mi imaginación de nuevo, porque me
va a pasar lo mismo que cuando lo conocí, no importa, no era momento
de pensar eso. Sentí mucha paz y amor en el acto, hace rato no me
sentía tan sensibilizada, estaban mis sentimientos a flor de piel, y
el me decía “ mi negra linda” yo le contestaba con besos llenos
de amor, como nunca bese a nadie. Se
creo un universo único en el que solo nosotros éramos los
protagonistas, sin sentir el frio de la noche, ni dolor, ni tristeza,
todo dejo de existir para mi estando con él, el alba se transformo
en la tercera discordia , enredada en sus abrazos, me desperté a la
madrugada mientras el dormía, no quería dormir, quería disfrutar
su respiración cerca de la mía lo que restaba de la noche, el
sonido reiterante de la alarma avisándonos el fin y el nacimiento
del nuevo dia, nuestro mundo de dos llegaba a su fin, ¡no, que no
amanezca! Rogaba yo, esta vez odie el sol por haber salido en un
momento que no tenia que salir, volvimos a la realidad, maldita
realidad, los pájaros nos apuraban cantando en la ventana y yo no
quería soltarlo.  Sellamos
nuestra noche y universo de amor con un abrazo fuerte y un “arriba”.

Volvimos
a la realidad, el viaje de la vuelta sin inconveniente, no fui presa
por amor, no tengo deuda con la ley tampoco, pero si una deuda de
volvernos a encontrar en algún momento, y volver a nuestro mundo
cuando queramos.
Esa
fue nuestra travesía, todavía sin ser nada, seguimos teniendo
experiencias fuertes.

.

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS