Vocación de Penélope

Vocación de Penélope

Soy una Penélope. Mi primer Odiseo fue un médico que partió a Venezuela. Su espera me aburría. Soñaba con salir de Cuba. Entonces nos llegó la noticia de que había desertado. Y, libre, rumié el sueño. Salí una noche sola al malecón. Pronto tenía al lado a un turista. Será difícil, pensé cuando el hombre se insinuaba. Pero me vi caminar por una ciudad extraña, llena de luces, y regalé un voto de confianza al gringo, que quizás sea mi pasaje, aunque para lograrlo tenga que aprender a tejer.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS