¡Guionista, sin más!, absurdo pero bueno

¡Guionista, sin más!, absurdo pero bueno

Woban Gark

24/04/2018

Estoy tan harto de ser joven, de tener 18 años, de no tener novia, de tener que complicarme la vida con los estudios y por mi futuro, pero hasta que un día pensé: «Teniendo la imaginación que tengo, y mi sueño es ser un gran guionista de cine, ¿por qué no lo hago?.

5 de febrero de 2017, Mario Adeballán, una semana antes de su gran triunfo, se dirigía al instituto Almirante Bastarreche de Cartagena. En el autobús, decía pensando y amargado, mirando por la ventana:

-¿Por qué tengo que hacer esto, que no me gusta, pudiendo llegar lejos y triunfar en este valle de lágrimas?, ¿por qué tengo que verles las caras todos los días en el autobús, a la misma hora, a las mujeres que me han engañado y me rechazaron en su día?, estoy tan harto…¿por qué me haces esto vida?-.

La suerte de Mario estaba a punto de cambiar para siempre, jamás se le ocurrió mejor idea.

-Hola Mario, ¿hiciste el trabajo de catástrofes marítimas?-preguntó Alex, su compañero.

-Que va tío, lo siento hazlo con otro, yo abandono el curso, no soy de ciencias, lo siento-contestó-.

Mario estudiaba un curso de Transporte marítimo y pesca de altura, pero no se imaginaba las ciencias que habían.

-Eh, eh, ¿tío me vas a dejar sólo ahora?-preguntó Alex.

-Mira Alex, ojalá pudiera ayudarte, pero no puedo, lo siento-respondió Mario muy desanimado.

Mario se largó del instituto nada más acabar la conversación con Alex, se fue andando al mirador de Cala Cortina, para pensar, ayudándose del sonido del mar, el viento y las gaviotas.

-¿Por qué me haces esto vida, por qué haces que todas las chicas me rechazen y elijan estar con hombres que no merecen la pena?, ¿por qué haces que no pueda cumplir mis sueños, sabiendo la vida que he tenido y que tengo?, ¿por qué soy bueno, si tú no lo eres conmigo?, ¿por qué destrozas la vida de una persona que merece la pena?, ¿por qué no puedo ser yo como Brad Pitt, mi gran ídolo?-se preguntaba Mario pensándolo.

Por la noche, en casa, comenzó a escribir en su libro, una historia del 11-S.

-Cómo me encanta escribir, las palabras me salen solas, tengo que triunfar-decía pensándolo.

A parte de su gran novela, también tenía un par de relatos cortos, con muy buenos argumentos, cómo para llegar a hacer una película de ellos. En esa misma semana, presentó dos de ellos a dos concursos literarios, pero no los ganó, sin embargo se quedó en el 4° puesto, en ambos, rozando el tercer premio. Esto hizo que Mario se viniera más abajo de lo que ya estaba, pero gracias a eso, vino a su mente la idea que le llevaría al triunfo y a tener la vida que él quería.

-¡No!, ¡no!, y mil veces, ¡no!, ¡ya no aguanto más!-dijo Mario pensándolo al saber los resultados de los concursos.

-Un momento, ¡ya lo tengo!, ¿por qué no le explico el argumento de mi gran novela al gran director y productor de cine, Juan Antonio Bayona?, solo él puede hacer una película así-decía pensándolo.

El libro de Mario, o mejor dicho, su gran novela, trataba sobre un matrimonio español que trabajaba en las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York, y que fallecieron en el atentado del 11-S, en 2001, en el que fallecieron más de 3.000 personas y hubo más de 6.000 heridos, el matrimonio tenía dos hijos mellizos, y no tuvieron más remedio que vivir con su abuela, y su abuela, les oculta cosas sobre los motivos por los que sus padres trabajaban en Nueva York, y no en Madrid, su ciudad natal. El protagonista, Carlos, junto con su hermana, Elena, quiere saber más a acerca de la tragedia, y recorre parte de Oriente medio, para acabar con la situación del terrorismo, de una vez por todas, de una forma pacífica, aunque algo inusual. Una novela de amor, drama, acción y aventuras. Mario le escribió el argumento de su obra a Bayona, a través de sus redes sociales, pero nadie daba señales de que lo hubiera visto, ya que normalmente, las redes sociales de los famosos no las suelen llevar ellos del todo.

-Qué asco de vida, ya no sé que más hacer para triunfar, he hecho lo imposible de lo imposible, y nada, ningún resultado, ningún triunfo, ninguna alegría… con todo lo que he sufrido yo en esta vida, y me jode, me jode ser una persona muy peculiar y especial, y no triunfar como todos los artistas, actores, etc… ya que muchos artistas, que han triunfado, han estado desequilibrados o sus vidas eran una mierda, joder, ¿y por qué yo no?, soy especial, ¿a qué chico de 18 años no le gusta salir con la gente de su edad?, ¿o que escribe?, ¿y demasiado maduro para su edad?, tengo que triunfar en esta vida, de una manera o de otra-decía Mario pensándolo.

Pero a Mario se le ocurrió la gran y última idea, la que le llevaría de verdad al triunfo, de una vez por todas.

-¡Ya lo tengo!, espero que funcione, viajaré a Madrid el sábado y me pondré en la gran vía de Madrid con una pancarta donde ponga:»Quiero ser guionista de cine, ¿alguien me contrata?». ¡Sí!, lo voy a hacer, y lo voy a conseguir, ¡claro que sí!-.

Mario cogió sus 500 euros que tenía ahorrados y le dijo a su madre:

-Mamá, este fin de semana voy a estar en casa de un amigo haciendo un trabajo, volveré el lunes, te quiero-.

Partió en tren hacia Madrid, el viernes por la noche, y llegó a Madrid de madrugada, se instaló en un hostal barato, hasta que llegó la hora de hacer eso, se colocó frente al Edificio Carrión, en la gran vía, la gente se reía al pasar, pero de repente, apareció Bayona, así sin más, y le dijo:-Estás contratado, me encantó tu argumento-.-¡Gracias Bayona!, ¡sabía que el destino me depararía con usted!-respondió Mario emocionado y feliz.

Tu puntuación:

URL de esta publicación:

OPINIONES Y COMENTARIOS